El día que se conocieron mis princesas BaByE y BabyM

Hola familia!

Muchas os preguntaréis por qué hoy después de casi seis meses me decido a escribir este Post, y es que hace un par de días – las que me seguís por Instagam ya lo visteis- se produjo un momento maravilloso en mi vida, cuando mis hijas jugaban juntas con un piano y entonces recordé este otro momento de su primera vez, que no sé porqué no lo hice antes pero si sé que nunca es tarde para contarlo ¿No es así?.

Pues bien, ya sabéis que BabyM nació el día 11 de Noviembre a las 01.05 am por lo que no fue hasta la tarde de ese mismo día cuando BabyE vino con sus abuelos maternos para conocer a su hermanita. Para preparar el momento tuvimos claro que ambas se darían mutuamente unos regalos de bienvenida, de esa forma se integrarían mejor ya que un bebé poco puede hacer para interactuar con su hermana mayor.

En esa época a BabyE le encantaban los PinyPon, por lo que pensamos que era el regalo perfecto para que a su vez el tiempo que estuviera con nosotros en el hospital, estuviera entretenida jugando a algo que le gusta. Eso sí, cometimos un error y es que se quedó mi madre con el regalo por confusión y al principio BabyE no entendía que era un regalo de su hermana sino que era de la abuela…. Para BabyM su hermana mayor le había comprado un muñeco colgante de peluche en forma de ratoncito con las patas de sonajero, un juguete que ha sido su favorito durante muchos meses.

Otro de los pasos que decidimos fue que cuando BabyE entrara en la habitación a conocer a su hermanita, ella estaría en la cuna y no encima de mamá para que no sintiera un destrono. En estos casos creo que la hermana mayor sigue siendo la protagonista y con ello, a nuestro parecer fue un acierto ya que al verme quiso que la cogiera en brazos y es normal puesto que era su primera noche sin mami y papi.

Por último, decidimos que en ese momento papá sería la persona que guiara a BabyE hasta la habitación, que le fuera explicando antes de entrar, que BabyM ya estaba con nosotros y que ahora era su hermanita / bebé. Eso le ayudó a asimilar lo que pasaba, porque ¿Sabéis algo de lo que nunca hablamos y que a día de hoy pienso mucho? – La Reacción de Hermana Mayor.

Recuerdo como le decíamos a BabyE Mira cariño, ya está aquí BabyM– y ella al ver a su hermanita nos miraba con cara de incertidumbre, y es que es difícil estar en su piel sin saber qué hacer o qué se espera de ella en este instante. No sabía cómo actuar, nos observaba y miraba a todos lados. Para colmo BabyM no había terminado su toma de pecho y empezó a llorar muy nerviosa…. Aún así nuestra princesa nos volvió a sorprender y cuando lloraba BabyM le preguntamos si quería que la cogiera mamá y nos dijo que sí  y en ese preciso instante, con mis dos hijas en brazos se produjo su primer beso entre hermanas, un momento mágico.

En todo momento fuimos dejando que la situación siguiera su curso, no forzamos a BabyE a coger a su hermana, estuvo un rato jugando con su regalo en la habitación, después se fue a merendar a la cafetería del hospital con sus abuelos y titos y poco a poco BabyE se mostró más segura. Fue entonces cuando, justo en el momento que ella quiso se sentó en el sillón de la habitación y nos dijo que quería coger a BabyM. Al colocarla en su regazo, ella puso una mano detrás para mirarla, que como veis en la foto, aunque seguía extrañada y sin saber muy bien qué pasaba, sólo quería estar con ella. Incluso cuando BabyM estaba junto a mamá en la cuna, ella no paraba de llamarla y se reía con ella.

Como os podéis imaginar este es uno de los momentos más hermosos como madre, cuando te quedas embarazada por segunda vez siempre temes los celos, el desprecio, incluso te asusta haberte anticipado pero a la vez sueñas con este momento en tu cabeza muchas veces. Hasta que de pronto se produce y la realidad supera siempre a la ficción.

Bueno chicas espero haberos ayudado con estos Tips que seguimos para ese gran día y nos vemos cada sábado en el Canal y los Martes en el blog. Besototes 💋💋💋

 

 

Cesárea VS Parto Vaginal (Mi Experiencia)

Hola Chicas!!

Esta semana os traigo un post un poco particular y es que tras mi experiencia, algunas me habéis pedido que os cuente mi vivencia con respecto a un parto por cesárea (BabyE) y un parto natural, por vía vaginal (BabyM).

Lo primero de todo os remito al post  donde os conté al detalle cómo se desarrolló el parto de mi primera hija (BabyE) y al vídeo donde os relato como fue el parto de mi segunda hija (BabyM) -os lo dejo a continuación (No olvidéis suscribirse al canal)-

Una vez que ya lo hayáis visto y leído os paso a explicar.

Lo primero de todo es que no sólo depende de cómo se produzca el nacimiento, es decir, para mi todo el proceso de parto varía y lo hace diferente. Por ejemplo, en el caso de BabyE yo llevaba desde la semana 37 con contracciones y digo contracciones de inicio de parto no las llamadas preparatorias. Con lo cual tuve que ir hasta en tres ocasiones a urgencias porque en algunos casos me duraban 2 horas seguidas pero después cesaban. En el caso de BabyM -cómo veis en el vídeo- yo empecé con contracciones el mismo día en que di a luz, por lo que el parto en sí creo que se llevó a cabo teniendo en cuenta estas circunstancias.

Con BabyE, cuando llegué al hospital con bolsa rota y líquido meconial -caca dentro del bebé- después de 2 semanas de contracciones estaba de 2 centímetros de dilatación. Pero pese a haber roto bolsa no tenía contracciones regulares y tuvieron que acelerar el proceso con oxitocina. Con BabyM, todo estaba iniciándose, y por eso tan sólo tenía el cuello del útero blandito, pero en esta ocasión estaba con contracciones muy intensas y regulares, así que dejamos que todo surgiera, aunque rompimos bolsa -ya sabéis porque en el vídeo-. Con ello quiero decir que las circunstancias que engloban el parto hacen que se desencadene en una cesárea o en un parto vaginal.

Otro de los motivos que pueden afectar a ello son tus antecedentes, en el caso de BabyE era mi primer parto y aguantamos un poco más por ser primeriza, pero en el caso de BabyM todo se miraba y se observaba con lupa, ya que al tener una cesárea anterior, la pared del útero tiene una lesión y eso puede afectar a la mamá después. También tengo que decir que yo tuve a ambas en un centro privado, aunque reconozco que cambié de centro por mi experiencia, ya que en el primero cuando se produjo cesárea no permiten dejar a la bebé con la mamá y en el segundo, si hubiera sido cesárea de nuevo me hubiesen permitido seguir con mi bebé.

Y ahora os cuento mis sensaciones, creo que la parte emocional de todo el proceso es lo que verdaderamente  marca la diferencia. Piensa que en ambos -cesárea o parto vaginal- lo mejor es el final, la parte más hermosa, es conocer a tu bebé, su carita, el primer beso, esas primeras miradas y palabras de amor que le dedicas.

Cuando sueñas con el parto o cuando lo visualizas, ya seas primeriza o no, las imágenes que se proyectan en tu mente son de dolor, pero un dolor placentero porque te ves con tu pareja al lado, dándote ánimos, te imaginas esas sensación de empujar mientras notas que tu bebé viene al mundo…

En una cesárea… de repente ¡¡Zas!! todo cambia, es como un jarro de agua fría, pasa de ser un momento precioso que recordar a una situación fría, más bien helada, en la que te ves sola, tumbada en una camilla viendo sólo una tela verde entre tú y tu vientre. Además la situación es tan absurda…. Imaginad mi parto: era 2 de enero y me meten a quirófano, la ginecóloga de guardia preparada con guantes, bata y mascarilla, enfermeros en la sala, anestesista a mi lado y empieza la operación. Sí chicas, para ellos no es un parto es una operación. Acto seguido, yo nerviosa, llorando porque me falta todo y no quería ni pensar en el dolor de mi marido, y de pronto los profesionales empieza a cortar tu piel para sacar a la bebé, mientras charlan amistosamente de su cena de fin de año, la fiesta y los cubatas. ¿Os imaginábais así vuestro parto? Pues YO NO.OJO con ello no quiero decir nada del personal médico, hicieron su trabajo estupendamente, pero eso no quita que para mi no es un recuerdo adorable- Apenas la pesan, miden y demás comprobaciones me la enseñan 2 minutos, un beso rápido que se la llevan y un adiós con la mirada, porque ni siquiera pude tocarla.

En un parto vaginal… de repente te dicen ¿¿Preparada para empujar?? ¡¡En unos minutos verás a tu pequeña!! y entonces coges fuerzas, miras a tu pareja, él te da todo el apoyo que necesitas, aunque sea sólo con la mirada y esas palabras de ¡Tú puedes cariño!. Y empiezas a notar la contracción, ¡Ya viene!, empujas con todo tu ser, notas bajar poco a poco a tu bebé y visualizas su carita, sus manos, ¡Pronto estará en tu pecho!. Otra contracción ¡Venga ya está aquí!…. y de pronto escuchas su llanto, lo coges con tus manos y lo pones en tu pecho, esa sensación calentita que aún mantiene, te chupetea todo el pecho hasta llegar al pezón, lo miras y miras a tu pareja. ¿Os imaginábais así vuestro parto? Pues YO SI.

Eso es todo lo que puedo decir de mis dos partos, que para nada tiene que ver con ser madre. Porque a mis dos hijas las quiero por igual, desde el minuto 0 en el que las vi. Por eso, desde aquí, quiero hacer un llamamiento a esas mujeres, madres o no, y a esos hombres, padres o no, que cuando escuchan que has dado a luz por cesárea, ven una vía fácil y te sueltan eso de ¡Ah, entonces tú no has parido!, ¿Cómo que No he parido señores?, Claro que he parido, y encima de sufrir contracciones como cualquier embarazada, encima de tener dolores en todo tu cuerpo, encima de esperar horas a ver nacer a tu bebé, y encima de tener un posparto malísimo como cualquier otra mujer…. Encima de todo eso, ME QUITARON A MI BEBÉ Y ME DEJARON SOLA.

Cuídate en el embarazo con MAMIfit

¡Hola familia!

Siempre es bueno cuidarse y qué decir durante el embarazo. En mi caso, aquellas que me seguís desde hace tiempo sabéis que mi recuperación física en el postparto no ha sido ni la deseada ni mucho menos la esperada, es por ello que en este segundo embarazo he decidido empezar a cuidar mi figura desde ya. Además he sabido que el deporte durante el embarazo puede facilitar el parto, haciéndolo incluso menos doloroso y más rápido, por no decir de partos mucho más ventajosos para el bebé.

Para ello os presento a Mariana (@mamifit.sevilla) reciente mamá de una adorable bebé llamada Vega de apenas 6 meses, y por supuesto entrenadora de MAMIfit. Su visión es muy significativa ya que no sólo nos aporta un enfoque profesional sino un enfoque más cercano, al ser ella misma mami en proceso de recuperación postparto.

A: ¡Hola Mariana! Cuéntanos un poquito de MAMIfit para aquellas que aún no conozcan esta gran empresa.

M: ¡Hola!, encantada de presentarme y de que hayas contado conmigo, con MAMIfit. Somos una empresa que trabaja a nivel nacional e internacional y todos somos especialistas en el entrenamiento durante el embarazo y el postparto. En este último caso contamos con la herramienta de los HIPOPRESIVOS para la rehabilitación de la faja abdominal y el suelo pélvico principalmente. Por suerte, desde septiembre 2016, MAMIfit está en Sevilla.

A: Hoy en este post me gustaría centrarme en los beneficios para el embarazo, dada mi situación. ¿Qué podrías decirnos de las ventajas que nos proporciona el deporte en nuestro estado?

M: Para una embarazada el movimiento y el mantenerse activa es fundamental. Hacer deporte mejora la circulación, nos sentimos menos pesadas, vamos optimizando los cambios posturales que se van a dar para que sean menos agresivos, nos dará mejor tono muscular, mantendremos a raya el aumento de peso, paliaremos los dolores de espalda que tanto nos machacan… En definitiva nos  mantenemos sanas y fuertes durante estos meses tan importantes de nuestras vidas. Además si estamos entrenadas, al parir tendremos más preparación física para superar la dura demanda de dar a luz.

A: Es cierto que en la mayoría de los casos es complicado buscar un hueco para hacer deporte, pero ¿Podrías decirnos 3 ejercicios fáciles para realizar en casa y mejorar en nuestro embarazo?

M: ¡Claro!, os propongo tres ejercicios sencillos:

1. Es importante mantener una buena movilidad pélvica. Se coloca a la mami sentada en la pelota de fitball que intente mantener el cuerpo lo más erguido posible y que haga movimientos pélvicos (círculos, delante atrás, a los lados…).

2. Es muy importante fortalecer la cintura escapular. Ya que estamos en la pelota, os propongo: La mami sentada en la pelota de fitball con una banda elástica. Brazos frente al pecho, estirados. Trabajo con la banda abriendo y cerrando brazos.

3. Como cambiará el eje del cuerpo durante el embarazo, hay que reequilibrarse. Os propongo ejercicios de equilibrio: por ejemplo de pie, voy quedando en una pierna, después sobre la otra, de puntillas… en definitiva ir buscando estabilidad en distintas posturas que me la dificulten.

Para seguir profundizando (o tratar algo más concreto) lo ideal es seguir creando un programa de ejercicios con un profesional que lo supervise. No obstante éstos que os indico, trabajados de forma moderada, no tienen riesgos de lesión.

A: Siempre he tenido una duda en el embarazo, ¿Se puede hacer el mismo deporte, por ejemplo correr, aerobic, en el embarazo o cada etapa del embarazo requiere de unos cuidados y unas actividades concretas?

M: Cada etapa del embarazo requiere cosas diferentes. Se van adaptando las clases a las semanas de gestación. Una mujer en la semana 12 no tiene por ejemplo la misma movilidad que en la semana 34. Atendemos a esas necesidades en nuestras clases. Respecto a seguir haciendo el mismo deporte, si la mujer ya era deportista antes de quedar embarazada, se puede adaptar la intensidad del ejercicio físico y seguir entrenando en su deporte porque su cuerpo está acostumbrado a esa práctica concreta. Se adaptarán un poco los entrenamientos y puede continuar. En una mami que no es deportista habitual habrá que buscar otro punto de partida en el entrenamiento y otras pautas.

Lo que no debemos sobrepasar en ninguno de los dos perfiles es lo siguiente:

1. No hacer ejercicio que supere el 75% de frecuencia cardiaca máxima.

2. No hacer ejercicios que supongan impacto para el suelo pélvico ( por ejemplo correr)

3. Adaptarnos a la semana de gestación y al estado físico general de la embarazada.

No obstante cuando las mamis acuden les hacemos muchas preguntas sobre su vida deportiva y estado físico para guiarlas mejor.

A: En tu perfil de Instagram vi hace poco Clases para FUTUROS PAPÁS impartidas por un monitor, ¿Podrías decirnos en qué consisten? A ver si muchos se animan, jajaja.

M: Raymon es nuestro fisioterapeuta y lleva algunos grupos, tanto de embarazo como de postparto. En este caso llevaba un grupo de futuras mamis y como a todas les acaba doliendo la espalda, invitó a las parejas para enseñarles técnicas manuales sencillas que ayudasen a aliviar a las embrazadas. Son sesiones puntuales, pero ante iniciativas así ¡es muy difícil que las parejas pongan excusas para darle su masajito de alivio a las mamis! Jajajaja

La verdad que también hay más papis que empatizan mucho y participan mucho de la gestación. Está genial que se impliquen y que asistan alguna vez, aunque sea parcialmente, así entienden más todos los cambios que sufren sus mujeres. Con estas sesiones compartidas, las parejas aprenden a ayudarlas tanto en el día a día, como de cara al parto, ya que también les damos indicaciones de cómo apoyar a sus chicas en ese momentazo.

A: Mariana me gustaría que explicaras a nuestras lectoras cómo pueden asistir a tus clases.

M: Para asistir a clases se ponen en contacto en mariana@mamifit.es y os doy todas las opciones de horas que tenemos en distintas zonas de Sevilla. En mi página de Facebook MAMIfit.Sevilla o en IG MAMIfit.Sevilla voy publicando mes a mes nuevos grupos y horarios, así las interesadas siempre están informadas de los cambios o novedades.

A: Por mi parte nada más, si quieres añadir algo Mariana.

M: Pues deciros que las embarazadas, con todos los cambios que sufren y todo lo que hay que organizar para la llegada del bebe, a veces no sacan tiempo para sí mismas y el deporte, pero habría que darle importancia y casi prioridad. Las clases no solo facilitan el momento de dar a luz, también alivian los propios meses de gestación, (ciáticas, pesadez…) que son 40 semanas de cambios físicos. De cara al parto siempre decimos que supone una gran maratón para la mujer. Si fuésemos a una maratón ¿no entrenaríamos algo antes? Estando preparadas podemos afrontarlo mejor, porque parir supone una gran exigencia física.

A nivel psicosocial cuando nuestras futuras mamis están en clase, hablan mucho entre ellas, están un rato con mujeres en la misma situación y eso también hace más llevadero el embarazo para los días raros de hormonas donde nos surgen tantas inseguridades. Nosotros acompañamos a las mamis desde la gestación hasta el postparto, seguimos todo el proceso donde todas nos sentimos como en casa con tanto seguimiento como te ofrece MAMIift.

Os dejo con dos ideas claves de lo que hemos hablado; SIEMPRE QUE SE DEN LAS CIRCUNSTANCIAS NORMALES, EL ENTRENAR MEJORA LA GESTACIÓN Y EL PARTO. UN BUEN ENTRENAMIENTO EN EL EMBARAZO ES LA MEJOR BASE PARA UNA MEJOR RECUPERACIÓN POSTPARTO.

Con esto acabo y deciros que aquí estoy para cualquier duda que os surja. Darte las gracias por hacer llegar esta información a más mamis y que ellas conozcan todas las opciones que tienen. Enhorabuena por tu propio embarazo y ¡a ver si nos vemos en clase!

Bueno Chicas, espero que este post os haya resultado interesante, ya que cómo habéis visto es muy importante cuidarse y esta empresa nos ofrece una forma fácil de llevarlo a cabo. Os animo a Seguirla por Instagram así como a poneros en forma y este veranito lucir Barrigota Saludable. Un besotote 😘 enorme y como siempre espero que le deis a “Me gusta” ⭐ y os suscribáis 📝 para estar al corriente de mis próximos post.

Pos-Parto: Tres meses

Hola a todas!!

Seguimos avanzando y curiosamente este mes no ha sido el esperado en algunos aspectos. Desde que pasé la cuarentena mi evolución emocional y física ha ido a mejor hasta este tercer mes, donde he vuelto a sentirme muy cansada, sobre todo al acabar el día. Claro que entiendo que debe ser normal, ya son muchas noches sin descansar completamente, y todo el día atendiendo a un bebé, a la vez que te da miles de momentos preciosos, cansa mucho. Pero lo que peor he llevado es que he vuelto a tener bastante dolor en la zona de la cicatriz. Sé que esto son etapas que pasan, pero es en estos momentos cuando quiero estar sola y sólo quiero llorar. Creo que han sido las hormonas revolucionadas, la organización del bautizo de mi princesa, los turnos de trabajo de mi marido, en los que me veía sola todo el día con una niña que necesita mucho más de mi de lo que doy.

Sobre la Lactancia que algunas me preguntáis, este mes la producción de leche se adecua a la demanda in situ de la princesa, es decir, que los pechos no los tengo tan duros y cargados como antes, sino que es cuando me pongo al pecho a la niña y ella empieza a mamar, cuando noto la subida de la leche, incluso del otro pecho sale algo de leche (menos mal que tenemos los discos de lactancia). Con esto debo decir que estoy algo loca con los sujetadores, ya que los de lactancia se me han quedado grandes pero los míos de antes del embarazo aún no me entran.

Cuidados: Productos Utilizados

Para la hidratación: Como acabé con la crema Nivea, que es la que he usado durante el embarazo y posparto, decidí probar aquellos productos que me regalaron y ver que tal me van. Los productos son e´lifexir, compuesto por tres cremas para Trasero, Vientre y Piernas. Bastante completo aunque aún no veo resultados. Os pongo enlace a una web donde venden el Kit-Posparto aquí. Sobre las estrías que me salieron en la zona del pecho derecho, aún siguen visibles.

PhotoGrid_1469200089931[1]

Para la higiene: Otro producto que usé durante el embarazo y continúo usando es el gel íntimo de Saforelle, ya que me encanta por su textura y su olor. Además cunde bastante. (Os hablé de él en post-Cuidados en la Lactancia)

En cuanto a la medicación, cómo os comenté sigo tomando las multivitaminas Ginegea-Gest ya que son hasta el final de la lactancia, ya que como he dicho continúo con lactancia materna exclusiva. Para la cicatriz sigo utilizando los parches que os comenté en el post-anterior.

Por último quiero hablaros de dos productos que he utilizado en este mes, ya que me veo la barriga mas floja y como mas colgada. Entiendo que ir perdiendo volumen hace que todo quede así, pero no me gusta. Cuando le pregunté a la ginecóloga por la utilización de la faja me dijo que no debía abusar, ya que los abdominales son los que por sí mismos deben volver a contener esa zona y si usamos la faja demasiado los volvemos vagos. Así la uso sólo un par de horas al día. El otro producto es una Braguita Reductora, Mi madre al verme tan afectada se lo comentó a la farmacéutica y le habló de ellas. Sólo las uso cuando voy a la calle por algún motivo, pero me animan porque me veo mejor la figura.

Para finalizar, y para mi lo más apreciado es la recuperación estética.

Al final de los 2 meses estaba en  96 cm de cintura y un peso de 65 kg. Pues acabado el tercer mes después del parto, con las siguientes medidas: 93 cm de contorno en la cintura y 64,5 kg, así que sigo a 4,5 kg de mi peso inicial.

PhotoGrid_1460105562755En cuanto a los ejercicios empecé con los hipopresivos pero me dolía bastante la zona de la cicatriz así que tuve que abandonarlos. Sigo haciendo entre 50 a 100 sentadillas diarias y mis paseos con la peque para andar 1 hora por la mañana y si puedo otra por la tarde.

Hasta aquí el post de hoy, espero que haya merecido la espera y que os guste. Besototes 💋💋

Pos-Parto: Dos meses

Hola a todas!!

Cómo ya os conté en el anterior post sobre la cuarentena o puerperio mi evolución iba muy bien tras esos primeros 40 días. Aún me da repelus mirarme la cicatriz, su aspecto es muy desagradable para mí, aunque debo reconocer que gracias a los parches está mejorando mucho «Trofolastin Reductor de Cicatrices, –apósitos que previenen y reducen la formación de cicatrices hipertróficas, recientes y antiguas y pequeños queloides». El resultado se está notando y poco a poco mi formación de queloides parece que va bajando, sé que no conseguiré que desaparezca 100% porque mi piel no lo permite, pero también pienso que eso es mi señal del embarazo, a unas le quedan estrías o manchas, a mí una linda cicatriz. El contorno de la cicatriz aún lo tengo adormecido, la sensibilidad de esa zona tarda meses en recuperarse por completo, como ya os dije, y además me pica bastante la zona.

productos-cremasOtro aspecto importante es la hidratación: crema anti-estrías, yo además iba alternando con Nivea, que es mucho más hidratante. Ya sabéis que deseamos que nuestro cuerpo vaya bajando de peso y nuestra cintura vuelva a ser la que era, pues para que no nos queden marcas es necesario estos cuidados para la piel. (Me han regalado unos tratamientos pos-parto que empezaré a usar en el siguiente mes así que ya os contaré que tal van). Tan importante es, que a mi no me salieron estrías en el embarazo, sin embargo se me quedaron tres en la zona del pecho derecho. Por miedo a que la peque la absorbiera con el pecho, dejé de aplicarla en los pechos, y el resultado es otro bonito recuerdo de mi lactancia materna.

En cuanto a la medicación, cómo os comenté sigo tomando las multivitaminas Ginegea-Gest ya que son hasta el final de la lactancia, y sigo con lactancia materna exclusiva. El hierro lo deje después de la cuarentena y a veces tomo algún Nolotil para el dolor, pero sólo de noche y cuando las contracciones uterinas me son muy dolorosas con la cicatriz.

Para finalizar, y para mi lo más apreciado es la recuperación estética. Al final de la cuarentena alcancé los 98 cm de cintura y un peso de 65.40 kg. Pues acabado el segundo mes después del parto, sigo usando una talla más de la que usaba antes del embarazo y mis medidas ahora son: 96 cm de contorno en la cintura y 65 kg, así que sigo a 5 kg de mi peso inicial.

PhotoGrid_1467119902063

He recibido los resultados de la citología y todo está correcto, según me pone en un año podemos empezar a buscar un «hermanito/a» para la princesa, jajaja, creo que esperaré algo más. En cuanto a los ejercicios como los hipopresivos aún no me veo preparada llevo dos semanas haciendo de 50 a 100 sentadillas diarias, y las hago en la ducha mientras me dejo la mascarilla del pelo, jajajaja. También he empezado ha salir a pasear con la peque y aprovecho para andar 1 hora por la mañana y si puedo otra por la tarde.

Hasta aquí el post de hoy, quería pediros disculpas porque voy con mucho retraso en este aspecto pero es que se me juntan muchas cosas que quiero contaros y al final voy dejando de lado los de pos-parto para lo último. Aún así espero que haya merecido la espera y que os guste. Besototes 💋💋

Urgencias: dolor parte superior abdomen y espalda

¡¡Hola chicas!!

Las que me siguen por instagram (@aprenderasermama) ya saben que llevo unos días fatal, así que os cuento.

Como os dije en el post sobre mi posparto, después de mi cuarentena me bajó el periodo con normalidad y hasta hoy tengo reglas regulares. Os cuento esto porque este fin de semana me tocaba y me bajó sin problemas, pero al segundo día (domingo 12-06-16) me empezó un dolor enorme en la zona superior del abdomen y me desencadenaba a la parte paralela en la espalda. Lo achaqué al periodo y me tomé un calmante.

El lunes (13-06) el dolor seguía hay, constante pero la intensidad aumentaba después de las comidas, incluso puedo decir que aún teniendo apetito dejaba de comer al sentirme muy llena. Este día lo achaqué a gases o estreñimiento ya que no había ido aún al baño, y es uno de los problemas que podemos tener las mujeres durante y después del embarazo y el parto.

El miércoles (15-06) seguimos con ese dolor, cada vez mas profundo, a veces tengo sensación de angustia u opresión en el pecho. Me aumenta con las comidas, pero ya he ido al baño sin problemas y el paracetamol no me hace efecto. 19.30 Decido acudir al centro de salud para preguntar sobre qué medicamentos puedo tomar con la lactancia materna exclusiva. Dejo a la peque con mis padres y allá vamos mi marido y yo. Exploración: Abdomen blando, el dolor es importante en epigastrio e irradia a la espalda. Murphy negativo y Blumberg negativo (apendicitis). Diagnóstico: 1 comprimido de Ranitidina -protector de estómago- al día y me inyectan Nolotil para el dolor. Sino mejoro en 12 horas acudir al hospital.

El jueves (16-06) desde la mañana sigo con el dolor, cada vez más profundo y se intensifica cuando cargo a la niña en brazos (6.700 kg). 17.30 Llega mi marido de trabajar y acudimos a urgencias por lo privado. Exploración: Abdomen blando y depresible. No masas ni megalias. Dolor se hace importante en epigástrico e HCD con Murphy positivo. Pruebas realizadas: Analítica sangre y Radiología de abdomen. Diagnóstico: Dispepsia biliar, tomar 1 comprimido de Ranitidina -protector de estómago- al día y me inyectan Calmante por via para bajar el dolor. Si veo necesario, tomar Nolotil para el dolor. Hacer dieta baja en grasas durante 8 semanas y acudir a especialista digestivo cuanto antes.

IMG_20160616_222423

Como podéis ver, he estado con 4 días con un cólico biliar, tengo la vesícula muy inflamada y debo acudir al especialista para hacerme ecografía específica así como determinar un tratamiento. Según me han dicho y he leído es algo que puede surgir tras el embarazo, para hacer hueco al bebé todos nuestros órganos van desplazándose y después poco a poco vuelven a su estado natural. En mi caso la vesícula ha estado llenándose demasiado y no ha conseguido vaciarse por lo que se han creado pequeñas piedrecitas y por eso este dolor. La analítica muestra una buena alimentación, los resultados son excelentes, por lo que no debo mas que adaptarme estas semanas a retirar grasas y ayudar a mi vesícula a vaciarse y eliminar esas piedrecitas.

Tengo cita con el especialista el día 27-06-16 y ya os contaré como me va, pero quería desahogarme con vosotras y a la vez contaros por vuestro interés algunas cositas que nos pueden suceder después del embarazo. Un besotote 💋 y !FELIZ FIN DE SEMANA!

Pos-Parto: La cuarentena o puerperio

Hola a todas!!

Cómo ya sabréis la cuarentena o puerperio es el periodo de recuperación de tu cuerpo después de un embarazo y un parto, ya sea vaginal o por cesárea. Su nombre es así porque suele durar unos 40 días, aunque una recuperación total para que el cuerpo vuelva a su estado anterior (el útero, el abdomen y otros órganos afectados…) hace falta casi un año.

Mi experiencia

Primera noche

Para las que no me seguís, mi parto fue por cesárea y mi pequeña nació a las 23.20 (pulsa aquí si no lo leíste) por lo que la primera parte de mi recuperación empieza en la sala del despertar antes de subir a planta. Allí las enfermeras me presionan la zona abdominal con fuerza para ayudar a mi útero a expulsar gran cantidad de residuos (que en un parto vaginal se hubiesen eliminado de forma natural durante el proceso del parto). Este primer paso no es nada doloroso en mi caso, ya que tengo de cintura para abajo totalmente dormido.

Después de subir a planta y ponerme la niña al pecho, las primeras horas fueron buenas para la recuperación. Aún tenía parte de la anestesia y al ser de noche pude descansar bastante. Eso sí, cada dos o tres horas notaba como se expulsaban los loquios y tenia que cambiarme de compresas (solía ponerme unas 3 compresas tocológicas y mejorar la absorción), para lo cual necesitaba la ayuda de mi madre que se quedó la primera noche, ya que no podía moverme de la cama.

Cuando peor lo pasaba era al toser. Desde que salí de quirófano se me secó la garganta y me daban ataques de tos seca. Al toser hacemos presión y contraemos la zona abdominal, que es precisamente por donde me han abierto para traer a mi princesa al mundo. Por tanto, esa zona está súper sensible y cualquier movimiento te duele a morir. Como no podía beber, los ataques se repetían con frecuencia y las enfermeras me aconsejaron agarrarme la zona del vientre mientras tosía para reducir el dolor, ya que además me tiraban los puntos.

      Primer día

Pasada la primera noche, y las 12 horas tras la cesárea te dicen que bebas agua, pequeños sorbos, lo cual me ayudó para los ataques de tos seca. Cuando pasa la ginecóloga que me atendió en el parto, realiza una exploración de la zona y para ello además de los puntos, que estaban muy bien, vuelve a repetir la operación de presión para comprobar el estado del útero, y ayudar a seguir expulsando residuos. En esta ocasión no puedo describir ese dolor tan fuerte y profundo, pero os puedo asegurar que cerré los ojos como sí no hubiera un mañana y al abrirlos una lagrima cayó por cada pómulo de mi rostro.

Me comenta que el siguiente paso en la cesárea es la retirada de la vía y la sonda; y así intentar hacer pipí, ya que vaciar la vejiga ayuda al útero a volver a su estado normal. También me indicaron que diera algunos paseos, sin esforzarme, para ayudar a la recuperación y además, previene trombosis. Y lo que más ilusión me hizo fue que ya podía ducharme, con ayuda ya que podría tener mareos, pero estaba deseando la ducha como agua de mayo. Fue en ese momento cuando mi marido vio por primera vez las grapas, el tamaño de la cicatriz y aspecto, yo no me encontraba con fuerzas para verme aún la zona (12 gramas en total y una anchura de 10 cm aprox de cicatriz). productos-cremasTras ducharme las enfermeras pasaron a hacerme la cura de la cicatriz (Limpiar la zona con alcohol y poner aposito nuevo). Por último empezar a comer con normalidad. He de decir que estaba hambrienta, jijijiji. ¡AH! y  se me olvidaba, tras las curas me aplicaba crema anti-estrías, es muy importante empezar cuanto antes. En casa después iba alternando con Nivea.

Durante este día, oriné sin problemas e intentaba dar paseos por la habitación entre visita y visita. Lo único que me molestaba era dar el pecho a la pequeña, ya que el peso de la princesa sobre la cicatriz de la cesárea me dolía bastante e intentaba cambiarla de postura.

      Segunda noche

Llegada la noche todo cambio, fue el peor momento de la recuperación, llegaron los llamados dolores de Entuerto. Me dolía desde la espalda, el abdomen, el bajo-vientre, las caderas, las piernas y me tiraba muchísimo la cicatriz de la cesárea. Recuerdo que a las 4 de la madrugada, el dolor era tan fuerte que llegué a perder un poco de conciencia, estaba abrazada a mi marido y me puse a llorar como una niña pequeña, sin consuelo. Te administran calmantes, pero como ya no tienes vía pues son menos efectivos para ese dolor. (Nonotil cada 8 horas, y entre medias si la paciente no aguanta Enantyum). Dicen que en un parto vaginal los entuertos son menos dolorosos, primero porque se desencadenan nada más dar a luz y con ello aún tiene la epidural, segundo porque en una cesárea se hacen varios cortes que afectan a varias zonas internas y esas pequeñas contracciones (entuertos) que hacen que todo vuelva a su ser, hacen que esas heridas, aún abiertas, duelan mucho. Yo no puedo comparar, sólo admiro el poder que tenemos las mujeres para aguantar esos dolores ya sea por parto vaginal o cesárea.

Sobre la cesárea os explico la intervención para quien no lo conozca: (Pulsa aquí para una versión más amplia)

Paso 1 se corta la piel (único corte visible después de la operación)

Paso 2 se separa la grasa y se corta la aponeurosis, que es una fuerte capa que sujeta los músculos abdominales y los intestinos. (Los músculos abdominales se separan, no se cortan). Posteriormente se cose con un hilo que se reabsorbe en 40 días.

Paso 3 el peritoneo, una fina bolsa donde se acumulan los órganos abdominales, se desgarra suavemente con los dedos. Así se accede al útero. No se sutura, ya que se regenera solo.

Paso 4 el útero se abre con un corte transversal por una zona llamada segmento, que se encuentra entre el cuello y el cuerpo del útero, para sacar al bebé. Posteriormente se sutura con un hilo que se reabsorbe en 40 días.

Segundo día y Tercera noche

A la mañana siguiente poco a poco iba encontrándome mejor, los calmantes me ayudaban más y podía dar paseos más largos. En la visita de la ginecóloga todo iba genial, los puntos excelentes, estaban cicatrizando muy bien y el útero estaba bastante avanzado en su recuperación. Aunque orinaba sin problemas no iba al baño aún y me comentó que lo intentara, ya que sino no podría darme el alta al día siguiente (ya que esperaba que pudiera pasar el día de reyes con la familia). La noche la pasé bastante bien, seguía teniendo dolores pero más llevaderos y la peque se portó muy bien, aunque se quedó mi suegra para que pudiéramos descansar los dos.

Último día en el hospital

Durante la mañana intenté ir al baño, pero al no conseguirlo la ginecóloga me dijo que pidiera un enema para ayudarme (Micralax) y puesto que todo estaba estupendo me dejaba firmada el alta médica para poder irnos cuando nos encontremos bien. Esperamos hasta el almuerzo, ya que bañaban a la pequeña por la mañana, y teniendo ya todo no había porque esperar más. Antes de irnos recibí una llamada de mi ginecóloga para darme la enhorabuena y darme cita para la revisión a los 10 días de la operación.

Primera semana en casa

En esta semana mis cuidados eran básicos, ducha diaria con gel intimo, lavar la zona de la cicatriz, secar muy bien a golpecitos, limpiar con alcohol y cambiar apósito. Seguí con mis cremas para no tener estrías y centrándome en cuidar a la pequeña. Si recuerdo que a veces notaba esas contracciones para que el útero vuelva a su tamaño y me encontraba fatal, pero apenas duraban unos minutos.

PhotoGrid_1467286666889Además la ginecóloga me recetó los siguientes medicamentos: Ginegea -Gest un multivitamias que debo tomar hasta el final de la lactancia (una por la mañana en el desayuno -la blanca- y otra en la cena -la marrón-), Tardyferon es un complemento de hierro que debo tomar toda la cuarentena (un comprimido por la mañana) y por último para el dolor Nolotil cada 8 horas, aunque si no aguanto puedo alternar a las 4 horas con Enantyum, igual que cuando estaba en el hospital.

En esta semana fuimos a la cita de revisión ginecológica, donde me quitaron todas las grapas y me vi la cicatriz por primera vez. Sobre los cuidados seguir como lo estaba haciendo, pero en unos días dejar la cicatriz sin apósito para cicatrizar más rápido. Sobre los medicamentos tomar Hierro hasta final de la cuarentena y vitaminas específicas hasta el final de la lactancia. Comentamos mi problema de queloides citado en el plan de parto y nos recomienda aplicar bien en gel o con cintas un reductor de cicatrices, pero pasados los primeros 30 días del post operatorio. También nos informamos sobre el uso de una faja reductora de abdomen, ella piensa que no es malo mientras se use no más de dos horas al día, puesto que si la faja hace la función de los abdominales, éstos se vuelven flojos y no se ejercitan. Me aconseja usarla después del baño, un hora por la mañana y otra hora por la tarde. Si noto la zona colgante puedo usar unas bragas de talle premamá con sujeción, pero tampoco abusar, así que la uso sólo cuando salgo a dar un paseo con la peque. Al finalizar la consulta cogemos cita para revisión y citología al final de la cuarentena.

Final de la cuarentena

maternityDebo decir que he tenido una recuperación muy rápida. Sobre los loquios han ido reduciéndose con normalidad, al principio he usado compresas tocológicas que me dieron en el hospital después usé las de la marca «Maternity». Y el día 33 después del parto me desaparecieron. Aunque también debo decir que a los 45 días (5 días después del puerperio) me bajó la regla. Dicen que con la lactancia materna se retrasa y se te retira la menstruación, no en mi caso. Por otro lado, os digo que mis periodos han sido regulares desde entonces y que la cantidad y la duración han sido similar a antes del embarazo, en algunos casos dicen que cambia, o bien sangras mas o te dura hasta 15 días, pero como os digo no en mi caso.

Sobre la cicatriz, del hospital me vine muy bien y tras quitarme las grapas todo perfecto. Seguí con las curas 15 días y después lo dejé al descubierto. A los 35 días empecé a usar PhotoGrid_1465603482271«Trofolastin Reductor de Cicatrices, –apósitos que previenen y reducen la formación de cicatrices hipertróficas, recientes y antiguas y pequeños queloides-«. A ver como me va y ya os contaré. Como destacar de la recuperación es que el contorno de la cicatriz aun lo tengo dormido, la sensibilidad de esa zona tarda meses en recuperarse por completo.

Por último, y para mi lo que más temía es la recuperación estética. En la etapa final del embarazo (pulsa aquí para leer el post) mis medidas eran 104- 112 – 102 cm y un peso de 71.20 kg. Al llegar a casa y la subida de la leche: 106- 105 – 102 cm y un peso de 68.80 kg. Y al final de la cuarentena alcancé los 98 cm de cintura y un peso de 65.40 kg. De momento una talla más de pantalón de la que usaba antes del embarazo y a 5.30 kg de mi peso inicial.

PhotoGrid_1464993779122

Mi cuarentena termina con la visita al ginecólogo para revisión y citología. Como todo va estupendo, el útero va recuperando su tamaño casi por completo y la cicatriz está perfecta, nos realiza citología y nos comenta que ya pasamos a revisiones anuales sino hay novedad. El ejercicio debo dejarlo hasta los 6 meses, si me encuentro bien empezar con hipopresivos y evitar los ejercicios de impacto como correr, step, aeróbic, etc… Y aunque no pensamos en ello, para volver a buscar bebé mínimo 18 meses.

Hasta aquí el post de hoy, quería pediros disculpas porque tendría que haberlo publicado hace días, pero mi marido ha tenido turnos dobles y sola en casa con la peque me he liado y no he podido. Aún así espero que haya merecido la espera y que os guste. Besototes 💋💋

Mi parto: ¿vaginal o cesárea?

Hoy os traigo un post muy especial para mi, ya que es el momento mas hermoso, el día que conocí a mi princesa por fin. Así que sin más os cuento al detalle como lo viví.

Desde la madrugada del día 1 hasta la mañana del día 2 de Enero los síntomas me hacían sospechar que E… no iba a hacerse esperar mucho. Sentía dolores punzantes en los riñones que desencadenaban calambres hasta la parte baja del vientre. Incluso en ocasiones me ardían los huesos de las caderas y los muslos, que sólo se me aliviaba caminando o con la pelota de pilates, era como si los huesos rotaran para dejar espacio.

Aún así como llevaba desde la semana 37 teniendo síntomas de parto a intervalos, no alarme mucho la situación y me preparé para ir a la peluquería. Si chicas, el día 2 de enero tenía una Boda, y no una boda de compromiso sino no hubiera ido, sino una boda muy especial. Se casaba después de 22 años de noviazgo mi prima del alma. Así que allí que me puse las mejores galas que pude (apenas me entraba la ropa ya, y al no saber si podría ir, no me compré nada especial) y me fui a la iglesia. Y allí empezó todo.

PhotoGrid_1460377536858

(Última foto de embarazada Boda)

En la ceremonia empecé a no encontrarme bien, unos dolores enormes me atravesaban la barriga y llegaban a las caderas. Mi hermana sufrió conmigo cada contracción, ya que me tenía agarrada la mano. Llegaron las fotos y casi no podía aguantar mas, con lágrimas en los ojos sólo se me ocurrió decir que era de la emoción del momento (No quería quitar protagonismo a la novia). Una vez tirado el arroz, me marché a casa disculpándome por no ir a la celebración.

Mi marido llegó de trabajar a las 16.30, no le dije nada para no alarmarlo, y me encontró durmiendo un poco en el sofá. A las 17.00 me despertó un dolor estraño y fuerte, como si me pincharan con una aguja de punto en el vientre, fui al baño y cual fue mi sorpresa: tenía un líquido color verdoso con algo de sangre en las braguitas. Rápidamente decidimos ir a urgencias, ya que todo daba entender que había roto bolsa y tenía meconio (caca del bebé). Nos dijeron en los cursos que si pasaba eso teníamos que ir sin demora, adiós a darme una ducha antes o ponerme la ropa elegida como tenía pensado. Con el peinado de boda y un chándal bastante viejo para estar cómoda en casa, cogimos maletas, papeles y una toalla para no manchar el asiento del coche, y listo.

En menos de 15 minutos estábamos allí, pero a mi se me hizo eterno, tenía contracciones aún no muy dolorosas y en el trayecto rompí del todo la bolsa. Es una sensación súper desagradable, como si no pudieras controlar y te hicieras pipí a grandes cantidades, acompañado además de una sustancia gelatinosa de color verde amarillento, que vas notando como cae poco a poco. En urgencias tal como me vieron no me hicieron esperar cola para entregar mi tarjeta en ventanilla y vino un celador para llevarme a monitores. Las contracciones no eran ni fuertes ni regulares así que después de 20 minutos me hicieron un tacto. Estaba dilatada de un centímetro y me daban ingreso para inducirme el parto, ya que al tener bolsa rota y ser meconial no podíamos volvernos a casa, y lo mejor era acelerarlo.

Oficialmente ya estaba de parto, a lo cual avisamos a familiares que os recuerdo que algunos estaban de boda, y a esperar. A todo esto, fue gracioso ver como se llenó la sala de espera de gente súper arreglada y con peinados y tocados de boda, parecía que iba a dar a luz la reina, jajajaja.

Con la oxitocina puesta empezaron a aumentar las contracciones, seguimos con la rutina de estos casos, cada media hora venían a controlarme y preguntarme por el dolor, ya que al tener autorizada la epidural yo decidía cuando quería ponérmela y dejar de sentir dolor. Sobre las 21.30 decidí ponérmela, ya que en el ultimo tacto sólo estaba de 2 centímetros y seguía expulsando líquido. Para ello todo el mundo tuvo que salir de la habitación de dilatación, el anestesista que era un amor de persona, me explicó todo lo que iba a hacerme, lo que iba a sentir, y apenas sentí dolor. Mientras te ponen la epidural te quitan la oxitocina, eso hace que las contracciones bajen un poco.PhotoGrid_1460981528858

(Última foto, en unas horas mi princesa estaba en mis brazos)

Hasta aquí todo parecía indicar que mi parto iba a ser largo, ya que pese a tener contracciones bastante fuertes y seguidas no lograba dilatar. De repente entró la doctora con cara de preocupación en la sala, se puso a observar los monitores y me miró. Ya sabía que algo no iba bien 😰. Me explicó que con cada contracción perdíamos el pulso de la bebé, así que quitamos la oxitocina para ver que pasaba. Al poco mi pequeña volvía a tener pulso, aunque algo bajo, y decidimos volver a intentar con menor cantidad de oxitocina, puesto que seguía dilatando muy lenta (a las 22.15 sólo estaba de 2,5 cm). Este segundo intento no me estaba gustando, al igual que a la doctora, así que a las 22.40 dejamos la oxitocina. La bebé seguía perdiendo pulso en las contracciones, no sabíamos si podía haber cordón reliado, y encima al dilatar tan lento mi pequeña no iba a aguantar un parto tan largo. Optamos por una cesárea de urgencia.

Antes de irme a quirófano dejamos dicho lo citado en el plan de parto para esta situación: tener en cuenta mi problema de cicatrización y el papi realizará piel con piel con la pequeña (si su salud lo permite).

A las 22.50 me despedía de mi familia, y en especial de mi marido, desde una cama para entrar en quirófano. No quise llorar porque quería transmitir tranquilidad a los que me quieren, pero tras pasar la puerta me derrumbé. Nada estaba siendo lo que había soñado y pese a ser lo mejor para mi pequeña princesa, (y lo volvería a hacer si lo requiere la situación) me sentí tan triste, sola en ese quirófano sin el apoyo de mi pareja. Entonces cerré los ojos, la matrona sabía que estaba nerviosa y me quiso tranquilizar dándome ánimos, pensando en lo pronto que vería la carita de mi niña.

PhotoGrid_1460327760621A las 23.18 lo mas hermoso del mundo nació de mi vientre con 46,5 cm y 2770 gr de puro amor. Tras el chequeo del pediatra me la pusieron encima para darle un beso. Fueron miles los que me apetecía darle, no podía abrazarla ni cogerla, pero esos besos me supieron a gloria. Una gloria muy cortita porque tenían que llevársela, aunque la disfruté como pude.

La siguiente hora y media hasta volverla a ver fue la peor. La placenta no terminaba de salir y tuvieron que sentarse sobre mi para empujarla, además la tensión se me disparó y empecé a tener un dolor de cabeza tan fuerte que avisé al anestesista. Fue entonces cuando me levantaron la camilla, estaba subiéndose la sangre a la cabeza muy rápido y se me estaba hinchando la cara. Aiiii!! Ahí fue cuando mas falta me hacía mi marido, mi apoyo.

Una vez todo concluido en quirófano me llevaban a sala del despertar. No se hace normalmente, pero el anestesista quiso acompañarme por mi problema en el quirófano y avisó de mantenerme reclinada para que no volviera a suceder lo ocurrido. Allí el tiempo del despertar pasaba muy lento. Con las ganas de subir a planta, yo misma me forzaba a mover las piernas constantemente. Las enfermeras me decían «duerme un poco que te vendrá bien», pero no quise, me masajeaba las piernas y el culete para que se me fuera la anestesia y así pronto me subieran a planta y poder ver a mi niña.

PhotoGrid_1460327277701Mientras, en la habitación 213, mi pequeña princesa estaba con su papi. Me contaron que no paró de chupar el pecho de su papá en busca de comida, y para mi marido fue un sueño haber podido realizar «piel con piel«, aunque estaba preocupado por mi.

PhotoGrid_1460327460442

Del momento en que llegué a la habitación sólo recuerdo a mi marido con mi hija y se acercó a dármela. Desde entonces ya no quise recordar nada, sólo disfrutar de ella. Inmediatamente me la puse al pecho, aunque no me lo cogía no paré de intentarlo.

Reflexión: un parto es magia, donde todo es posible, para bien o para mal. Nada de lo que pensé o me contaron fue lo que pasó. No me siento menos madre por no haberlo hecho vaginal, ni por asomo dudaría en ello. Pero es cierto que mi ilusión por tenerla piel con piel me dejó un sabor agridulce en ese momento.

Hasta aquí el post sobre mi parto, espero no haberos aburrido con tantas explicaciones pero así es como yo lo viví. Besototes 💋💋💋

Mi Plan de Parto. 📝

Hola amigas!!! Con este completamos el bloque de tres post antes de ir al hospital: maleta bebe, maleta mama y plan de parto.

Primero deciros que es y para que sirve.

Es un documento en el que expresar tus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre el proceso del parto y el nacimiento. Esto evitará tener que comunicar tus preferencias el día del parto, cuando tu estado emocional y físico es más vulnerable.  Este documento no sustituye a la información que proporciona el equipo profesional que atiende durante el embarazo (matrona, médico). Recomiendo elaborarlo entre las semanas 30-32, preguntando cualquier duda a la matrona o personal médico. Por último ten en cuenta el centro médico donde darás a luz para tener tus preferencias, es decir, si solicitas en el plan de parto una sala de dilatación con ducha para darte con agua caliente mientras dilatas, debes saber si el centro dispone de dicha sala. (Información recogida de la web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad).

Ahora paso a detallar mi plan de parto y con ello mis preferencias en el parto de mi pequeña.

  1. Solicité que la persona que me acompañase en todo momento, desde el ingreso por urgencias hasta subir a planta, fuera mi marido. ¿Por qué? Respeto a las mamás que deciden a otra persona como por ejemplo sus madres, pero creo que el nacimiento de un hijo/a es maravilloso y debe ser el padre quien disfrute de la experiencia.
  2. Solicité también que durante el periodo de dilatación pueda disponer de una pelota de pilates donde poder sobrellevar mejor las contracciones. En mi hospital tienen disponibles este tipo de material para las embarazadas y con ello quise dejarlo escrito por si lo necesitase.
  3. En el momento del alumbramiento, si fuera posible, y el médico lo considerara viable, me gustaría yo misma participar de la extracción de la bebé para colocarla yo misma en mi pecho. Me comentaron en los cursos pre-parto que había la posibilidad de sacar tu misma a la pequeña de tu vientre y colocarla en el pecho.
  4. Dejé dicho que mi marido no era partidario de cortar el cordón umbilical, ya que suelen preguntar al padre si quiere cortarlo pero a él le daba cosa, así le quité la responsabilidad.
  5. También dejé escrita mi intención de realizar el «piel con piel» cuando las circunstancias lo hicieran viable, para así facilitar el agarre del pecho y la regulación de la temperatura corporal del bebé. Para ello me lleve un camisón abotonado por delante para hacerlo posible.
  6. Llegado el momento de no soportar el dolor, solicité que se me administrase la anestesia «epidural» y para ello aporté informe pre-anestésico firmado.
  7. Si durante el proceso de parto se considerara necesario, bien por riesgo para el bebé como para la mamá, optar por realizar una cesárea, deje claro que se tuviera en cuenta que mi piel es propensa a queloides (lesiones de la piel formadas por crecimientos exagerados del tejido cicatriz al en el sitio de una lesión cutánea producida por incisiones quirúrgicas, quemaduras, o incluso pequeñas lesiones o raspaduras.)
  8. A consecuencia de lo anterior, no siendo posible en mi centro médico realizar el «piel con piel» con la mamá, solicitamos que en caso de cesárea la bebé subiera a la habitación con el papá para que él lo realice.

A parte de lo citado anteriormente deje a elección del personal médico lo que estimara oportuno según las características del momento.

Si tenéis alguna duda no lo penséis y consultar todo con vuestro ginecólogo o matrona, es importante que el día del parto sea un momento agradable (dentro de lo posible) y que lo recordéis como algo muy bonito.

Este plan de parto debéis llevarlo junto con la documentación requerida en el centro médico para el día del parto, eso ayudará al personal que te atienda para no tener dudas de tus necesidades y tus preferencias.

Espero que os haya gustado, si es así ya sabéis «me gusta» ⭐ y nos vemos en el próximo post 📝 donde os contaré con detalle como fue mi parto.😍

Ah! Si me queréis preguntarme algo dejad vuestro comentario. Un besotote 😘 y os espero también en instagram @aprenderasermama

La maleta para el hospital: mamá

Como os comenté en el post anterior, todo varía si dais a luz en un hospital público o privado, ya que en uno público te lo suelen dar todo y en uno privado dependerá de la póliza que tengas contratada. En mi caso fue uno privado y a parte de la ropa y aseo debéis llevar (lo más importante) Dni, tarjeta sanitaria, plan de parto, cartilla de embarazo ( aquí en el mio no hacían falta ni estudios médicos, ni ecografías, analíticas, etc. Todo estaba escrito en la cartilla de embarazo), informe pre-anestésico firmado para la epidural y el estudio de estreptococos. Informaros muy bien de si necesitáis algo más en vuestro centro médico. Ah!! Si decidis conservar el cordón tenéis que llevar el kit que os dan cuando lo contratáis.

Ahora os detallo lo que me llevé y lo que vi que necesité y no llevaba.

  1. Camisón: uno para paritorio (opté por uno totalmente abierto para realizar el «piel con piel») y a parte dos más. Yo llevé también pijamas de pantalón y camiseta para dormir más cómoda, ya que a mi me molesta que se me suba el camisón mientras duermes y paso frío por las piernas.
  2. Bata: como di a luz en enero me avisaron de llevar una, pero yo no la utilicé porque el aire que ponen en el ala de maternidad para los bebés se estaba muy bien. Así que la descarto.❌
  3. Zapatillas: yo aconsejo que sean coladas, ya que son más cómodas de poner y quitar.
  4. Braguitas: te aconsejan desechables por eso de que manchas mucho los primeros días. Yo me llevé 6 desechables y otras 6 de algodón 100% (una talla mas de la que uso normalmente) de primark, por si las desechables no eran cómodas. Os digo que no os gastéis un dinero en las desechables son incomodísimas, preferí usar las otras, y si tenía que tirarlas pues me daba igual. (Que por cierto no las tiré, si te pones un par de compresas tocológicas en lugar de una apenas manchas las braguitas). Desechables❌.
  5. Sujetadores: Te dicen que de lactancia para darle el pecho, si lo vas a hacer, y normales si no das pecho. Yo me llevé dos o tres, no lo recuerdo bien, y de lactancia. Pues bien, mi experiencia es que fui incapaz de ponerme ninguno esos días (tuve una sensibilidad brutal en los pechos tras subir a planta y cualquier contacto que me comprimiera el pecho no lo podía aguantar) así que la próxima vez me llevaré uno de lactancia solamente, por si acaso. Sobre la sensibilidad os digo que es normal, pero no a todas les pasa.
  6. Calcetines: te recomiendo uno para el paritorio y otros 3 para la estancia. El quirófano para cesárea o el paritorio es una zona mas bien fría y en verano todavía tiene un pase pero en invierno, uf!! Qué frío!!❄❄.
  7. Toalla de baño: me la llevé pero me daban una limpia a mi y a mi marido todos los días. Aún así no esta de más.
  8. Bolsa de aseo: lo normal, gel para el cuerpo y gel íntimo, champú, crema hidratante y antiestrias, pasta de dientes y cepillo dental, peine, comillas, horquillas, alguna pinza para recogerte el pelo, desodorante, cacao para los labios, algunas chicas se llevan maquillaje yo no y os explico porqué. De primero no suelo pintarme, si acaso un poco de pólvo y listo, pero el motivo por el que no me lo llevaré es porque son productos químicos y yo no quiero que mi bebé este en contacto con ellos. Me encantaba coger a mi pequeña cada vez que me apetecía y darle mil, millones de besos, sin tener que preocuparme por nada. Y por supuesto el estar mas o menos guapa para las visitas me daba igual, para mi era estar con mi hijita. (Aun así os lo dejo a vuestra elección). Ah!!! Importante: sobre el tema de maquillaje si os comento que a mi me dijeron que el día del parto ni gota y que las uñas, tanto pies y manos, no estén pintadas. Por lo que tengo entendido es cuestión médica, a veces por el tono de la piel de la cara o por el de las uñas se perciben muchos aspectos.
  9. Compresas: yo me llevé un paquete de la marca «Maternity» y otro de compresas con alas-noche. La primera noche no daba a basto, me ponía hasta tres compresas tocológicas juntas, y me cargué el paquete en un día, después menos mal que me daban en el hospital junto con empapaderas.
  10. Kit de lactancia: ya os hable de el en el post de mis imprescindibles para la llegada del bebé. Yo no tenia nada, bueno si el cogín, y me vi en el hospital que mi pequeña no cogía el pecho con nada. Fue empezar a extraerme leche y usar pezoneras y dimos con la tecla, ella tenía frenillo corto y yo pezón pequeño así que para otro no se me olvida. Por cierto, aparte de extractor, pezoneras, cogín y discos de lactancia, muy importante la crema «Purelan» de medela.
  11. Ropa de salida: ¿es necesario? Pues si rompes aguas de camino al hospital no puedes contar con la muda de ropa que llevaste puesta, así que echa unos legging y una camiseta de respuesto, que nunca vienen mal.

Otro aspecto importante es no llevar joyas, ni anillos ni nada, incluso os recomiendo quitárnoslos cuanto antes, ya que en el último trimestre con la retención de líquidos se nos hinchan mucho las manos y las piernas.

PhotoGrid_1459344669164

Hasta aquí el post de hoy, ya sabéis si os ha gustado dale a la ⭐ y nos vemos en el próximo. Besototes para todas 💋💋💋.