Cómo y Cuándo pasar al bebé a su habitación

Hello Family!

Hoy os traigo un tema algo complicado de tratar, por eso quiero dejar claro desde el principio que este post no es para dar ningún consejo o explicar unas pautas a seguir con el momento de pasar al bebé a su propia habitación. Este post es para explicaros cómo se realizó en nuestro caso con BabyE y por qué lo decidimos. Por otro lado debo decir que la edad para pasar a un bebé a su habitación dependerá de diversos factores y es sobre todo una decisión personal que deben tomar los padres de manera consensuada, pero si es cierto que los pediatras recomiendan evadir la edad de los 8 o 9 meses, donde se produce la “Crisis del Apego o Separación”.

Ahora sí, paso a contaros mi experiencia:

Cómo muchas ya sabéis la pequeña E es una niña muy buena con respecto al tema del sueño, desde que nació ha sido muy dormilona, lo cual a mi me ayudó muchísimo en el postparto. Ella desde que llegó de la clínica a casa siempre dormía en su minicuna junto a nuestra cama, es decir, en nuestra habitación, pero rara vez hicimos colecho. El principal motivo por el que casi nunca durmió con nosotros fue que ella se movía bastante y con ello no era beneficioso ni para ella ni para los papás. Pero ¿Cuándo nos planteamos pasarla a su habitación?

BabyE el día que montamos la cuna en su habitación

Ese momento llegó entorno a los 5 meses. Muchas diréis ¡Tan Pronto! ¡Pero si aún es muy pequeña! Si, es cierto que al principio dudamos, pero ahora puedo decir que fue una gran decisión. Aprovechamos que BabyE ya no se sentía muy a gusto en la minicuna y decidimos prepararle su cuna para que durmiera mejor. Entonces nos dimos cuenta de que unas noches antes la pequeña E se desvelaba cuando alguno de nosotros íbamos al baño de madrugada o incluso se sobre saltaba cuando el despertador de papi sonaba, así que nos dio tanta cosilla…. Pensamos que tenerla junto a nosotros a lo mejor no era lo más beneficioso para ella, sino que era el momento de pasarla a su habitación.

Pero no penséis que fue todo de un día a otro, ni mucho menos. Primero porque no quería que ella sintiera que la estábamos desplazando y segundo porque en este proceso Mami también necesitaba su tiempo de adaptación, ya que seguíamos con lactancia materna exclusiva.

BabyE jugando con su peluche favorito tras una siesta

Durante una semana ella seguía durmiendo de noche en nuestra habitación, en su minicuna, pero sus pequeñas siestas durante el día las empezó a hacer en su cuna, situada ya en su habitación. Así pudimos ir comprobando su reacción y su adaptación a este cambio. Al principio he de decir que despertarse en un lugar nuevo no le gustaba, pero era lo más lógico. Después empezó a durar poco tiempo en la cuna, por lo que las siestas eran apenas de 10 minutos, pero ya se despertaba sin llorar e incluso se ponía a jugar con su peluche hasta que veníamos a buscarla. Finalmente dormía plácidamente y por ello creímos que había que hacer el cambio completo y definitivo. Entonces llegó la primera noche en su habitación, ¿Qué Cómo nos fue? Pues recuerdo ese momento como una noche en la que no pegué ojo. Me la pase mirando el monitor del vigila bebés y en alguna ocasión tuve la necesidad de ir a verla. Ella en cambio genial, sólo se despertó en sus dos tomas de pecho, que por supuesto quise alargarlas un poco más. Al respecto, tengo que reconocer que a diferencia de cuando estaba en nuestro cuarto no se quejó en toda la noche, no se despertó con el sonido de la alarma de papá y todo eso me dio la seguridad de que había hecho lo correcto.

Mi experiencia ha sido muy buena, en tan sólo una semana y poco más se produjo el cambio a su propia habitación sin ningún problema, pero no siempre es así. Para quienes quieran iniciar ese proceso les recomiendo mucha paciencia, mucho amor y mucha constancia.

BabyE adaptada completamente al cambio y durmiendo plácidamente en su habitación

Por último os dejo las recomendaciones que nos dieron los expertos: 1 Que se iniciara de día y de manera gradual para que el bebé notara el cambio de la manera menos agresiva y no afectara al descanso familiar, ya que si lo realizamos de noche podemos llevarnos varios días sin descanso. 2 Que la habitación del bebé esté situada lo más próxima posible a la habitación de los papás y para mejor, que dispongamos de un sistema de vigilancia eso nos dará mayor seguridad. 3 Que una vez iniciado el proceso no retrocedamos en él, ya que en ocasiones es perjudicial para ambas partes, creando aún más la necesidad de apego.

Un besotote 😘 enorme y como siempre espero que le deis a “Me gusta” ⭐ y me contéis vuestra experiencia con este tema ¿Algunas habéis seguido las mismas pautas que yo?. ¡Ah! no olvidéis suscribiros 📝 para estar al corriente de mis próximos post.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s