Pos-Parto: La cuarentena o puerperio

Hola a todas!!

Cómo ya sabréis la cuarentena o puerperio es el periodo de recuperación de tu cuerpo después de un embarazo y un parto, ya sea vaginal o por cesárea. Su nombre es así porque suele durar unos 40 días, aunque una recuperación total para que el cuerpo vuelva a su estado anterior (el útero, el abdomen y otros órganos afectados…) hace falta casi un año.

Mi experiencia

Primera noche

Para las que no me seguís, mi parto fue por cesárea y mi pequeña nació a las 23.20 (pulsa aquí si no lo leíste) por lo que la primera parte de mi recuperación empieza en la sala del despertar antes de subir a planta. Allí las enfermeras me presionan la zona abdominal con fuerza para ayudar a mi útero a expulsar gran cantidad de residuos (que en un parto vaginal se hubiesen eliminado de forma natural durante el proceso del parto). Este primer paso no es nada doloroso en mi caso, ya que tengo de cintura para abajo totalmente dormido.

Después de subir a planta y ponerme la niña al pecho, las primeras horas fueron buenas para la recuperación. Aún tenía parte de la anestesia y al ser de noche pude descansar bastante. Eso sí, cada dos o tres horas notaba como se expulsaban los loquios y tenia que cambiarme de compresas (solía ponerme unas 3 compresas tocológicas y mejorar la absorción), para lo cual necesitaba la ayuda de mi madre que se quedó la primera noche, ya que no podía moverme de la cama.

Cuando peor lo pasaba era al toser. Desde que salí de quirófano se me secó la garganta y me daban ataques de tos seca. Al toser hacemos presión y contraemos la zona abdominal, que es precisamente por donde me han abierto para traer a mi princesa al mundo. Por tanto, esa zona está súper sensible y cualquier movimiento te duele a morir. Como no podía beber, los ataques se repetían con frecuencia y las enfermeras me aconsejaron agarrarme la zona del vientre mientras tosía para reducir el dolor, ya que además me tiraban los puntos.

      Primer día

Pasada la primera noche, y las 12 horas tras la cesárea te dicen que bebas agua, pequeños sorbos, lo cual me ayudó para los ataques de tos seca. Cuando pasa la ginecóloga que me atendió en el parto, realiza una exploración de la zona y para ello además de los puntos, que estaban muy bien, vuelve a repetir la operación de presión para comprobar el estado del útero, y ayudar a seguir expulsando residuos. En esta ocasión no puedo describir ese dolor tan fuerte y profundo, pero os puedo asegurar que cerré los ojos como sí no hubiera un mañana y al abrirlos una lagrima cayó por cada pómulo de mi rostro.

Me comenta que el siguiente paso en la cesárea es la retirada de la vía y la sonda; y así intentar hacer pipí, ya que vaciar la vejiga ayuda al útero a volver a su estado normal. También me indicaron que diera algunos paseos, sin esforzarme, para ayudar a la recuperación y además, previene trombosis. Y lo que más ilusión me hizo fue que ya podía ducharme, con ayuda ya que podría tener mareos, pero estaba deseando la ducha como agua de mayo. Fue en ese momento cuando mi marido vio por primera vez las grapas, el tamaño de la cicatriz y aspecto, yo no me encontraba con fuerzas para verme aún la zona (12 gramas en total y una anchura de 10 cm aprox de cicatriz). productos-cremasTras ducharme las enfermeras pasaron a hacerme la cura de la cicatriz (Limpiar la zona con alcohol y poner aposito nuevo). Por último empezar a comer con normalidad. He de decir que estaba hambrienta, jijijiji. ¡AH! y  se me olvidaba, tras las curas me aplicaba crema anti-estrías, es muy importante empezar cuanto antes. En casa después iba alternando con Nivea.

Durante este día, oriné sin problemas e intentaba dar paseos por la habitación entre visita y visita. Lo único que me molestaba era dar el pecho a la pequeña, ya que el peso de la princesa sobre la cicatriz de la cesárea me dolía bastante e intentaba cambiarla de postura.

      Segunda noche

Llegada la noche todo cambio, fue el peor momento de la recuperación, llegaron los llamados dolores de Entuerto. Me dolía desde la espalda, el abdomen, el bajo-vientre, las caderas, las piernas y me tiraba muchísimo la cicatriz de la cesárea. Recuerdo que a las 4 de la madrugada, el dolor era tan fuerte que llegué a perder un poco de conciencia, estaba abrazada a mi marido y me puse a llorar como una niña pequeña, sin consuelo. Te administran calmantes, pero como ya no tienes vía pues son menos efectivos para ese dolor. (Nonotil cada 8 horas, y entre medias si la paciente no aguanta Enantyum). Dicen que en un parto vaginal los entuertos son menos dolorosos, primero porque se desencadenan nada más dar a luz y con ello aún tiene la epidural, segundo porque en una cesárea se hacen varios cortes que afectan a varias zonas internas y esas pequeñas contracciones (entuertos) que hacen que todo vuelva a su ser, hacen que esas heridas, aún abiertas, duelan mucho. Yo no puedo comparar, sólo admiro el poder que tenemos las mujeres para aguantar esos dolores ya sea por parto vaginal o cesárea.

Sobre la cesárea os explico la intervención para quien no lo conozca: (Pulsa aquí para una versión más amplia)

Paso 1 se corta la piel (único corte visible después de la operación)

Paso 2 se separa la grasa y se corta la aponeurosis, que es una fuerte capa que sujeta los músculos abdominales y los intestinos. (Los músculos abdominales se separan, no se cortan). Posteriormente se cose con un hilo que se reabsorbe en 40 días.

Paso 3 el peritoneo, una fina bolsa donde se acumulan los órganos abdominales, se desgarra suavemente con los dedos. Así se accede al útero. No se sutura, ya que se regenera solo.

Paso 4 el útero se abre con un corte transversal por una zona llamada segmento, que se encuentra entre el cuello y el cuerpo del útero, para sacar al bebé. Posteriormente se sutura con un hilo que se reabsorbe en 40 días.

Segundo día y Tercera noche

A la mañana siguiente poco a poco iba encontrándome mejor, los calmantes me ayudaban más y podía dar paseos más largos. En la visita de la ginecóloga todo iba genial, los puntos excelentes, estaban cicatrizando muy bien y el útero estaba bastante avanzado en su recuperación. Aunque orinaba sin problemas no iba al baño aún y me comentó que lo intentara, ya que sino no podría darme el alta al día siguiente (ya que esperaba que pudiera pasar el día de reyes con la familia). La noche la pasé bastante bien, seguía teniendo dolores pero más llevaderos y la peque se portó muy bien, aunque se quedó mi suegra para que pudiéramos descansar los dos.

Último día en el hospital

Durante la mañana intenté ir al baño, pero al no conseguirlo la ginecóloga me dijo que pidiera un enema para ayudarme (Micralax) y puesto que todo estaba estupendo me dejaba firmada el alta médica para poder irnos cuando nos encontremos bien. Esperamos hasta el almuerzo, ya que bañaban a la pequeña por la mañana, y teniendo ya todo no había porque esperar más. Antes de irnos recibí una llamada de mi ginecóloga para darme la enhorabuena y darme cita para la revisión a los 10 días de la operación.

Primera semana en casa

En esta semana mis cuidados eran básicos, ducha diaria con gel intimo, lavar la zona de la cicatriz, secar muy bien a golpecitos, limpiar con alcohol y cambiar apósito. Seguí con mis cremas para no tener estrías y centrándome en cuidar a la pequeña. Si recuerdo que a veces notaba esas contracciones para que el útero vuelva a su tamaño y me encontraba fatal, pero apenas duraban unos minutos.

PhotoGrid_1467286666889Además la ginecóloga me recetó los siguientes medicamentos: Ginegea -Gest un multivitamias que debo tomar hasta el final de la lactancia (una por la mañana en el desayuno -la blanca- y otra en la cena -la marrón-), Tardyferon es un complemento de hierro que debo tomar toda la cuarentena (un comprimido por la mañana) y por último para el dolor Nolotil cada 8 horas, aunque si no aguanto puedo alternar a las 4 horas con Enantyum, igual que cuando estaba en el hospital.

En esta semana fuimos a la cita de revisión ginecológica, donde me quitaron todas las grapas y me vi la cicatriz por primera vez. Sobre los cuidados seguir como lo estaba haciendo, pero en unos días dejar la cicatriz sin apósito para cicatrizar más rápido. Sobre los medicamentos tomar Hierro hasta final de la cuarentena y vitaminas específicas hasta el final de la lactancia. Comentamos mi problema de queloides citado en el plan de parto y nos recomienda aplicar bien en gel o con cintas un reductor de cicatrices, pero pasados los primeros 30 días del post operatorio. También nos informamos sobre el uso de una faja reductora de abdomen, ella piensa que no es malo mientras se use no más de dos horas al día, puesto que si la faja hace la función de los abdominales, éstos se vuelven flojos y no se ejercitan. Me aconseja usarla después del baño, un hora por la mañana y otra hora por la tarde. Si noto la zona colgante puedo usar unas bragas de talle premamá con sujeción, pero tampoco abusar, así que la uso sólo cuando salgo a dar un paseo con la peque. Al finalizar la consulta cogemos cita para revisión y citología al final de la cuarentena.

Final de la cuarentena

maternityDebo decir que he tenido una recuperación muy rápida. Sobre los loquios han ido reduciéndose con normalidad, al principio he usado compresas tocológicas que me dieron en el hospital después usé las de la marca «Maternity». Y el día 33 después del parto me desaparecieron. Aunque también debo decir que a los 45 días (5 días después del puerperio) me bajó la regla. Dicen que con la lactancia materna se retrasa y se te retira la menstruación, no en mi caso. Por otro lado, os digo que mis periodos han sido regulares desde entonces y que la cantidad y la duración han sido similar a antes del embarazo, en algunos casos dicen que cambia, o bien sangras mas o te dura hasta 15 días, pero como os digo no en mi caso.

Sobre la cicatriz, del hospital me vine muy bien y tras quitarme las grapas todo perfecto. Seguí con las curas 15 días y después lo dejé al descubierto. A los 35 días empecé a usar PhotoGrid_1465603482271«Trofolastin Reductor de Cicatrices, –apósitos que previenen y reducen la formación de cicatrices hipertróficas, recientes y antiguas y pequeños queloides-«. A ver como me va y ya os contaré. Como destacar de la recuperación es que el contorno de la cicatriz aun lo tengo dormido, la sensibilidad de esa zona tarda meses en recuperarse por completo.

Por último, y para mi lo que más temía es la recuperación estética. En la etapa final del embarazo (pulsa aquí para leer el post) mis medidas eran 104- 112 – 102 cm y un peso de 71.20 kg. Al llegar a casa y la subida de la leche: 106- 105 – 102 cm y un peso de 68.80 kg. Y al final de la cuarentena alcancé los 98 cm de cintura y un peso de 65.40 kg. De momento una talla más de pantalón de la que usaba antes del embarazo y a 5.30 kg de mi peso inicial.

PhotoGrid_1464993779122

Mi cuarentena termina con la visita al ginecólogo para revisión y citología. Como todo va estupendo, el útero va recuperando su tamaño casi por completo y la cicatriz está perfecta, nos realiza citología y nos comenta que ya pasamos a revisiones anuales sino hay novedad. El ejercicio debo dejarlo hasta los 6 meses, si me encuentro bien empezar con hipopresivos y evitar los ejercicios de impacto como correr, step, aeróbic, etc… Y aunque no pensamos en ello, para volver a buscar bebé mínimo 18 meses.

Hasta aquí el post de hoy, quería pediros disculpas porque tendría que haberlo publicado hace días, pero mi marido ha tenido turnos dobles y sola en casa con la peque me he liado y no he podido. Aún así espero que haya merecido la espera y que os guste. Besototes 💋💋

8 pensamientos en “Pos-Parto: La cuarentena o puerperio

  1. Madre mía no me imaginaba que la cesárea fuera tan dura, ya que hay mujeres que prefieren cesárea antes que parto natural, pero yo al leer tu experiencia me parece menos doloroso el parto natural. Por lo menos tu recuperación ha sido muy buena, así que me alegro mucho!! La nena está preciosa, la he visto en la entrada anterior!!! 🙂 Besitos!!

    Le gusta a 1 persona

  2. me siento muy identificada, yo también tuve cesarea y pase lo mismo. el dolor horroroso de apretar el abdomen, el primer pipi yo tardé como 20 min, un escozor dolor horrible, y la segunda noche pitando cada dos por tres para que me dieran calmantes. a mi a fecha de hoy (5meses y medio) me sigue picando la cicatriz y aún la tengo muy marcada, aun hidratandola 2 veces por dia)
    un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: Urgencias: dolor parte superior abdomen y espalda | Aprender a Ser Mamá

  4. Pingback: Pos-Parto: Dos meses | Aprender a Ser Mamá

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s