Primera visita ginecológica. Desilusión y Espera.

Después de haber realizado el test en casa y tener una primera certeza de embarazo, llegas con toda la alegría del mundo a tu primera visita ginecológica.

Nada más entrar mi doctora estaba muy contenta, había sido todo muy rápido y se alegraba de saber que podía estar en estado. Después de responder a varias preguntas para rellenar la cartilla de embarazo como edad, antecedentes de abortos en la familia, enfermedades propias o de la familia (ambos padres), ultima regla, etc… Pasamos a que me hicieran una ecografía vaginal.

Nos comenta que en principio no vamos a ver más que un pequeño saco, que albergará a nuestro bebé, aunque al principio será solo un embrión. Pero… ¿Cuál fue nuestra sorpresa? Pues que no se visualizaba lo esperado.

El saco que se visualiza en la ecografía es muy grande para estar de sólo 5 semanas de gestación por lo que podría estar de mas tiempo, hasta ahí todo bien. Pero si estoy de más tiempo debe mostrarse, además del saco, el embrión y comenzar a latir su corazoncito, no obstante eso no sucedía.

Al principio no entendíamos qué pasaba, qué significaba todo eso y cuál era el problema. La doctora nos fue muy clara: podría no estar embarazada realmente. En ocasiones sucede que la unión de un óvulo y un espermatozoide no llega a completarse por lo que el saco embrionario se forma con normalidad, pero está vacío (sin embrión). Esto se conoce como huevo huero.

IMG_20160215_155904

En esta ocasión ella no podía ni confirmar ni negar el embarazo, por tanto nos da cita para dentro de una semana y comprobar qué sucede. Así, nos comenta que en caso de manchar acudamos a urgencias con el parte para proceder a un legrado si fuera necesario.

Al salir de la consulta sientes como la desilusión se apodera por momentos de tu ser. No entiendes por qué te ha tenido que pasar a ti, ni si es lógico que la naturaleza haga esas cosas. A todo esto se le une que todos los que saben que has acudido al médico te llaman para saber de ti y tú lo único que quieres es llorar.

Ya en casa, hablando con tu pareja, empiezas a ver un rayo de luz al final del túnel. Te dices a ti misma que una semana pasa rápido y pronto estarás en la consulta escuchando el latido de tu bebé. Y entonces pasan los días, cuentas las horas, vas al baño con miedo a que todo acabe ahí, por momentos sigues siendo optimista otros no, con tu pareja evitas hablar del tema, la familia te aconseja o mal aconseja dependiendo de como lo vean, y de verdad que nadie piensa que eres tú la única que pasa los días entre el estrés de aparentar normalidad en el trabajo, estar bien para tu pareja y las noches llorando en silencio sin que nadie lo sepa.

Por fin llegó él gran día, se acabó la angustia vivida esos 8 días. Entramos en consulta, nos pregunta por los síntomas y le comento que no ha habido sangrado, incluso he empezado a tener náuseas a primera hora de la mañana. Pasamos a la ecografía y… ¡Ahí está mi bebé! En ese momento todo tu cuerpo se relaja y un brillo asoma en tus ojos con una lágrima al final.

20150511

La doctora nos explica que el pequeño embrión estaba tan pegado a la pared del saco que la otra vez era imperceptible, pero ahora que es de un tamaño mas grande ya se puede ver (0,57 cm). Escuchamos su corazoncito y te invaden un sin fin de emociones juntas, sintiendo miles de mariposas revolotear dentro de ti.

Todo está bien así que nos informa de los siguientes pasos a seguir:

  • Nos da una tabla de ejercicios para el embarazo, pero sobre todo andar.
  • Realizar una dieta completa y equilibrada.
  • Especial cuidado en la espalda, la piel y los dientes, muchas embarazadas tienen gingivitis.
  • Utilizar ropa cómoda y holgada, sin presión en la zona del vientre. Y zapatos confortables, sin un tacón alto, pero tampoco no excesivamente planos.
  • Nos indica dejar de tomar Yodocefol y pasar a otra pastilla nueva «Gestagyn Embarazo» (esta última contiene más contenido de hierro, ácido fólico, y demás vitaminas y minerales para la gestación).gestagyn_embarazo
  • Controlar la tensión arterial y el peso.
  • Nos comenta la prueba de Triple screening para conocer el riesgo de alguna anomalía cromosómica en el feto, por ejemplo Síndrome de Down, y en caso de resultado de riesgo elevado la Amniocentesis, prueba más específica, que se realiza mediante punción en el abdomen materno con la intención de extraer líquido amniótico. Y nos despedimos hasta la próxima cita en junio.

Para concluir debo decir que mi caso ha tenido un final feliz, pero en muchas ocasiones (ya que es más común de lo que podéis pensar) no es así. La mujer pasa entonces por una limpieza o legrado para dar por finalizado un falso embarazo, pese a poder experimentar muchos síntomas de uno real. A todas ellas mis palabras más sinceras de apoyo y ánimo porque hay que vivirlo para saber lo mal que se pasa.

Próximo post:  «Primer trimestre de embarazo. Síntomas, rutinas, ecografías,…»

Un pensamiento en “Primera visita ginecológica. Desilusión y Espera.

  1. Pingback: Primer Mes de Embarazo: #Baby2encamino | Aprender a Ser Mamá

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s